Se enciende la luz amarilla en las finanzas de la Municipalidad de General Pueyrredon

El contador Guillermo Constanzo remarcó la preocupación para futuras administraciones


Compartir esta nota:

La Municipalidad de General Pueyrredon enfrenta una situación financiera alarmante, tal como se refleja en los números revelados en la reciente Rendición de Cuentas 2023 presentada ante el Concejo Deliberante. Este informe pone de manifiesto un déficit operativo de impresionantes $5 mil millones, marcando un brusco quiebre con el equilibrio fiscal que caracterizó los primeros años de gestión del gobierno encabezado por Guillermo Montenegro.

El domingo pasado, en cumplimiento con la Ley Orgánica de las Municipalidades, las autoridades locales dieron a conocer los resultados financieros correspondientes al año anterior. Los datos presentados indican un déficit ejecutado de -$5.019.608.697, en agudo contraste con el superávit de $179 millones registrado en el ejercicio fiscal del año 2022. Este descenso abrupto refleja una preocupante tendencia hacia el desequilibrio financiero.

El Resultado Presupuestario también evidencia una situación desfavorable, con un déficit de -$4.807.677.292. Estos números plasman una realidad preocupante para la administración municipal, que se ve obligada a enfrentar desafíos financieros significativos en medio de un contexto de recesión económica.

La pérdida del equilibrio fiscal, logrado en los primeros tres años de la gestión de Montenegro, subraya la urgencia de abordar las causas subyacentes de esta crisis financiera. Entre las posibles razones, se especula con los efectos prolongados de la recesión económica que ha afectado la región, así como también posibles deficiencias en la administración de los recursos municipales.

Ante esta situación, se espera que las autoridades municipales implementen medidas concretas para revertir este déficit y recuperar la estabilidad financiera. El desafío será encontrar un equilibrio entre la prestación de servicios públicos esenciales y la necesidad de garantizar una gestión financiera responsable y sostenible.

El futuro de la Municipalidad de General Pueyrredon depende en gran medida de la capacidad del gobierno local para abordar eficazmente esta crisis financiera y restaurar la confianza en su capacidad de administrar los recursos públicos de manera prudente y eficiente.

más noticias:

Reclaman a Provincia por la iluminación de Champagnat

Publicidad