Renuncia sorpresiva del obispo de Mar del Plata tras graves denuncias

Se designó administrador apostólico de la diócesis de Mar del Plata a monseñor Ernesto Giobando SJ. obispo titular de Appiaria y auxiliar de Buenos Aires.


Compartir esta nota:

En un giro inesperado y tras enfrentar serias denuncias, el monseñor Gustavo Manuel Larrazábal presentó su renuncia como obispo de Mar del Plata. La noticia fue oficialmente confirmada este miércoles por la Agencia Informática Católica Argentina (Aica).

A través de un comunicado emitido por la Aica, se informó que el Papa Francisco ha aceptado la renuncia de Larrazábal y, en consecuencia, ha designado a un administrador apostólico para la diócesis de Mar del Plata. La renuncia del obispo, quien había sido designado el 13 de diciembre y aún no había asumido sus funciones, ha generado conmoción en la comunidad católica local.

Las graves denuncias que rodearon la decisión de Larrazábal no fueron detalladas en el comunicado de la Aica. Sin embargo, la renuncia del obispo llega en un momento crítico, marcado por un clima de incertidumbre y preocupación entre los fieles de la diócesis.

El Papa Francisco, al aceptar la renuncia, ha tomado medidas inmediatas para mantener la estabilidad en la Iglesia de Mar del Plata. La designación de un administrador apostólico busca asegurar la continuidad de las actividades eclesiásticas y la atención pastoral en la diócesis mientras se esclarecen los motivos detrás de la renuncia de Larrazábal.

Cabe destacar que el monseñor Gustavo Manuel Larrazábal aún no había asumido oficialmente su cargo como obispo de Mar del Plata, y su renuncia llega antes de que pudiera iniciar sus funciones pastorales en la diócesis.

La comunidad católica local espera con atención mayores detalles sobre las denuncias que llevaron a la renuncia del obispo y aguarda la llegada del administrador apostólico designado por el Papa Francisco para guiar la diócesis en este período de transición.

más noticias:

Publicidad