Cambio en la diócesis de Mar del Plata: El Papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Baliña y nombró a monseñor Larrazábal como nuevo obispo

Baliña tenia inconvenientes en su vista que imposibilitó la asunción como obispo de Mar del Plata


Compartir esta nota:

En un sorpresivo giro eclesiástico, el Papa Francisco ha aceptado la renuncia de monseñor José María Baliña, quien recientemente había sido elegido como obispo de Mar del Plata. La noticia fue confirmada de manera simultánea en Roma y Buenos Aires, marcando un cambio significativo en la jerarquía eclesiástica de la diócesis.

Como su sucesor, el Papa ha designado a monseñor Gustavo Manuel Larrazábal CMF, un misionero claretiano de 62 años. Hasta este nombramiento, Larrazábal ocupaba el cargo de obispo titular de Buslacena y auxiliar de San Juan de Cuyo, lo que subraya su experiencia y trayectoria en el ámbito religioso.

El nuevo obispo, nacido el 31 de enero de 1961 en la ciudad de San José, departamento de Guaymallén, Mendoza, ha dedicado su vida al servicio religioso y cuenta con una amplia experiencia en diversas áreas pastorales. Su nombramiento ha sido recibido con expectación y optimismo por parte de la comunidad católica de Mar del Plata.

Por otro lado, no se han dado a conocer detalles sobre la negativa de monseñor José María Baliña de asumir el cargo en la diócesis de Mar del Plata. Este repentino cambio ha generado especulaciones y preguntas entre los fieles, quienes aguardan una declaración oficial para comprender los motivos detrás de esta decisión.

La decisión del Papa Francisco de realizar este cambio en la diócesis de Mar del Plata refleja la importancia que la Santa Sede otorga a la elección de líderes eclesiásticos y su preocupación por la dirección espiritual de la comunidad católica en esa región. Se espera que monseñor Gustavo Manuel Larrazábal asuma su nuevo rol con dedicación y compromiso, guiando a los fieles hacia una vida espiritual plena.

más noticias:

"Mi vida con IOMA es un calvario"

Publicidad