Mar del Plata, Martes 21 de noviembre de 2017

“Si nos les alcanza, que voten a otro. Yo no les voy a rogar, a rogar voy a la Iglesia nada más”

“Si nos les alcanza, que voten a otro. Yo no les voy a rogar, a rogar voy a la Iglesia nada más”

El Intendente Carlos Fernando Arroyo sigue sin creer en la comunicación, pero aun así pasó por el aire de Vencedores y Vencidos, y dijo de todo, como ya nos tiene acostumbrados. Entre lágrimas se imaginó el momento de darle la mano a San Martín y Belgrano, dijo que su hijo está más capacitado que él para ser Intendente,  también contó que reza por Aldrey Iglesias, y además sostuvo que las renuncias de funcionarios las puede contar con los dedos de la mano.

Todo eso, a continuación:

De salud estoy muy bien, ese fue uno de los rumores que largaron el equipo destituyente que anda dando vueltas por Mar del Plata, largan rumores permanentemente, uno de ellos era el de mi salud, que nunca estuvo mal, como cualquier ser humano siempre tuve médicos que me atienden cada vez que estoy enfermo, por la edad tengo controles periódicos, que siempre los hago y estoy perfecto”, sostuvo Arroyo.

“Ha habido cosas absolutamente incomprensibles, detalles como si voy o no a comparar a un supermercado, y que hago haciendo y q no haciendo. Es increíble, realmente es insólito, me llama la atención porque es una tontería, convengamos que no es ninguna noticia, ¿la noticia cuál es? ¿Que ando por la calle como cualquier otro ciudadano, comprando cosas que necesito para comer? Yo no tengo sirvientes, lavandera, mayordomo, no tengo cocinero, hago lo que necesito yo mismo y camino como un ciudadano cualquiera mezclado entre la gente, es lo normal, estamos en un sistema democrático, esto no es una monarquía, ¿qué tiene de extraño que esté con un carrito en un supermercado? ¿Qué prefieren? Yo me pregunto eso. Acá hay que empezar a entender, que si queremos tener un país serio, que el funcionario es un servidor público, es así, nada más simplemente eso. Tiene que ser el último en una cola, el último al subir un ascensor. Tiene que estar al servicio del público, no hay otra alternativa. Lo que ocurre es que durante muchos años los papeles se invirtieron, y los tipos con autoridad o con un mando circunstancial, creyeron que se habían comprado una parte del cielo, y están equivocados. El dueño es el contribuyente que con sus impuestos mantienen funcionando un sistema, es así de simple”, agregó el Intendente.

Al ser consultado por si va a quedar en la historia de Mar del Plata por ser un gran director de escuela o como el Intendente que tuvo es su mandato casi 30 renuncias, el Intendente contestó: “Yo creo que, como Director me han reconocido, tuve mucha suerte una escuela muy buena y alumnos inmejorables, el destino quiso que sea así. También digo que no tomé la renuncia de 30 funcionarios, eso es lo que dice la prensa interesada, pero es mentira. Tomé la renuncia de 4 o 5 funcionarios, los puedo contar con los dedos de la mano. El primero fue el de seguridad, el que estaba en Bien estar social, el que volcó la camioneta, con Cinto, son 5, 6 no llegan a 8, no son 30. Hay gente que se va porque se tiene que ir, por un motivo o por otro, o porque no les conviene más el suelo, el horario de trabajo, o consiguieron un trabajo mejor, que se yo, hay para todos hay algunos que ni siquiera conozco. Hay que entenderlo, esto es Cambiemos, hay varios grupos políticos. Los funcionarios de primer nivel, los secretarios si los elegí yo, pero, por ejemplo, el primer caso fue el de Seguridad, que le tomé la renuncia; a Giri no es que yo lo hice renunciar, renunció solo, fue el número dos. El número tres fue Guzmán, ese si le pedí la renuncia yo, el me decepcionó, el cuarto fue el de Bien estar social, toti, que no hizo nada en cuatro meses, yo confié que había sido candidato a Vicepresidente con Carrio y tenía antecedentes muy buenos, era un hombre muy bueno, tres o cuatros veces lo entrevisté para que pedirle que tramitara trabajo para las cooperativas, y me decía ¨ya lo tenemos¨ estamos trabajando¨ ¨en el próximo viaje¨”.

En relación a los funcionarios públicos que están trabajando en el Gabinete, Arroyo sostuvo que los que tienen potencial para sucederlo en el cargo: “hay un grupo de funcionarios que son de primer nivel” y agregó: “para empezar De Paz, Vicente, Schroeder, mi propio hijo, Patricia Leniz”. Asimismo, agregó que su hijo “por supuesto” puede ser su sucesor “tiene más capacidad que yo, es un tipo super inteligente y es joven, tiene un poder de resolución extraordinario, está mal que lo diga yo porque es mi propio hijo. Está el caso de la Patricia Leniz por ejemplo, es un baluarte en todo sentido, por su corrección, por su capacidad, por su dedicación al trabajo, es excelente. Ni hablar de lo que puedo decir de De Paz, es un gestionador de primer nivel, con una experiencia muy grande. Nadie pude dudar de la capacidad, de la honradez, de la integridad que tiene Schroeder, un tipo al que adoro, al Secretario de Gobierno igual. Tengo un buen equipo de primerísimo nivel, al que además quiero, porque siento cariño genuino, porque son tipos que valen la pena, estuve hasta un rato con el Secretario de Gobierno y el de hacienda, y yo me siento bien trabajando con ellos, siento que hablamos en el mismo idioma, tenemos las mismas preocupaciones acá no hay muchas internas, no hay pequeñeces, en ese sentido estoy bárbaro

En relación a las declaraciones que tiempo atrás hice el Jefe Comunal en relación las elecciones del 2019, Arroyo aclaró: “nadie sabe que va a hacer en las próximas elecciones, mi gran defecto es que a veces soy muy sincero, digamos las cosas como son, en este momento ¿alguien sabe si Masa va a estar en un lado o el otro? Nadie lo sabe, nadie sabe si Carrio va a estar o no, al final cuando llegue el momento. No, nadie, hablemos en serio”.

Creo que no me juega en contra ser sincero. La gente, el pueblo, mis iguales, los conciudadanos están harto de los que hablan complicado, los que le mienten e inventan cosas, yo no invento nada. Yo nunca declaré en contra de Nación o Provincia, decir la verdad no es declarar cosas”, sostuvo el Intendente, y en relación a la ya famosa “burrada”, sostuvo: “el problema es mi vocabulario sinceramente es lo que yo siento y no lo voy a cambiar. Yo lamento si alguien se sintió molesto, pero que tenía que usar una palabra más compleja para decir lo mismo, soy muy sincero, fue un error, la prueba está en que las cosas cambiaron, ¿no?”, preguntó el Intendente en Radio La Red.

Haciendo una autocrítica del primer año de gestión Arroyo sostuvo: “Perfecto no es nadie, tal vez tuve demasiada buena fe, creí a veces demasiado en determinadas personas, pensé que todos pensaban o actuaban como yo y me equivoqué en algunos casos, bueno, mala suerte. Pero en general me hubiese gustado tener más tiempo, porque realmente esto es muy absorbente y las 24 horas no alcanzan para hacer todo lo que hay que hacer, es la realidad. Hay mucho, muchísimo trabajo, hubiese preferido disponer de más tiempo para ir más a los barrios, preocuparme de determinadas cosas, lo voy a hacer si Dios quiere a partir de las próximas semanas, porque estoy consolidando los equipos, y van habituándose. No me tomo vacaciones, no podría, no tengo tiempo. Hace tres horas que quiero tomarme un mate y no puedo”.

En relación a las obras públicas anunciadas para el 2017, el Intendente señaló que son producto de la preocupación de Vidal, pero también de la gestión de él: “hubo gestión nuestra intensísima, por ejemplo, una de las primeras cosas que yo le plantee al Presidente el primer día que lo vi, que fue al principio ni bien había asumido fue el tema puerto, después el segundo tema fue la repotenciación de la 9 de Julio, también el tema del tendido de 500 MG de  Bahía Blanca a Las Armas a Mar del Plata, el tema del Gas de Tandil a Mar del Plata, todo eso lo plantee yo, el que fue a hablar con el ministro Aranguren, el primero que fue y discutió una hora con él por el tema de la ciudad y su categorización fui yo, he hecho mil cosas, cosas que la gente ni sabe, por ejemplo que yo recibí todo el emisario submarino, una obra de  más de 600 millones de peso, que logré que la jefatura  del Enohsa asumiera un poco más de responsabilidad de poder hacer unos ajustes que se pueden hacer en la obra que significa que los contribuyentes marplatenses ahorraron unos 53 millones de pesos más o menos”.

En relación a la comunicación, Arroyo sostuvo “Que va a tratar” de reflexionar. “digamos las cosas como son, yo todavía estoy pagando las cuentas del anterior intendente que creía una barbaridad en la comunicación, ponía pautas que después no pagaba, hablemos concretamente. Yo no trabajo así. Si para tener una pauta más en la televisión, tengo que poner plata que puedo gastar en un jardín de infantes o en CAPS, lo prefiero gastar en eso y no en comunicar. Muchos funcionarios no lo entienden, discuto bastante por ese tema, son poco lo funcionarios que lo entienden, pero no me preocupa mucho porque la gente lo sabe, la gente es más viva que todos nosotros juntos, la gente sin necesidad de leer los diarios ni mirar televisión sabe mucho más que lo a veces el pequeño entorno de los políticos cree. La gente no es tonta, no se chupa el dedo, aprende, sabe, analiza, entonces de pronto cuando me ve a mi caminando solo, sin guardia, como un ciudadano común, haciendo las cosas que hace cualquier ciudadano se da cuenta y eso vale mucho más que media hora de televisión”.

El Jefe Comunal también se refirió al empresario español Aldrey Iglesias, “Yo lo que hice es rezar por él, yo soy un hombre muy creyente, y recé por él para alguna vez Dios le dé la capacidad de recapacitar, y se cuenta que Mar del Plata no tiene dueño, o tiene un millón, que son todos los habitantes, todos y cada uno de ellos. Es tan dueño de Mar del Plata el último chiquito que vive en la última villa miseria, como el Intendente, como cualquier otro empresario. Me duele en el alma cuando dice que es el dueño de la ciudad, yo creo que acá dueños no hay, acá todos somos dueños y responsables de la ciudad, ésta es la verdad”.

“Yo hago un trabajo que muchos consideran que es muy importante, pero el hombre que va corriendo detrás de un carro y tirando la basura a un camión también es importante, porque sino nos comen las moscas en media hora, cuando uno va al cementerio, sino tenes un tipo que hace un agujero y entierran un cajón con un muerto adentro, te das cuenta que eso también es importante. Por eso acá nadie sobra y lo tienen que entender todos. Esos que tienen la soberbia y la prepotencia que dan los millones están equivocados, y yo lo siento por ellos, por eso le rezo a Dios para que recapaciten, no lleva a nada ese odio”.

“Acá lo que yo haría si tuviese mucho dinero iría a tratar de solucionarle los problemas a la gente que lo necesita. Mi gran problema hoy, mi gran deficiencia, lo que siento muy mal es que salgo a la calle y la gente me dice ¨me faltan tres chapas para terminar el techo¨ o ¨tengo este problema y no lo puedo resolver¨. El otro día, por ejemplo, me encontré con un señor con un problema en la rodilla que no le podían conseguir una férula para operarlo, y cosas así, eso a mí me destruye, me hace pelota, me hace mal”.

En relación a las buenas críticas de la Ministra de Seguridad, sobre Fernando Telpuk y la Policía Local, Arroyo sostuvo: “tiene razón, es la verdad. Nosotros de todas las policías locales que inventó Scioli, tenemos la mejor. Yo en su momento me había opuesto, porque no creía que fuera a funcionar, pero realmente la policía que logró Telpuk acá es de primera, es excelente, es excelente el servicio que presta. Además, Telpuk es un tipo prolijo, de derecha, trasparente es un hombre que sabe muchísimo de seguridad, y la verdad es que por eso lo tengo, porque es de la gestión anterior, es un caso parecido a Mario Dell Olio. Tuve un frente interno que me lo ha cuestionado, porque no lo quieren, me costó un trabajo enorme el Emvial (en referencia al Emsur) con Eduardo Leitao porque trabaja en la administración anterior, pero no todo lo que hizo la administración anterior estuvo mal, hubo cosas que fueron geniales, la orquesta de niños por ejemplo fue un invento de primerísima clase”.

En relación al conflicto territorial por el Circo La Audacia, el Jefe Comunal sostuvo: “Yo banco los circos, me gustan, pero lo que no puedo hacer es dejar que cualquiera, circo o no circo, se pongan a realizar una actividad en un lugar público, porque la plaza es de todos y tiene que ser utilizada por cualquiera que quiera sentarse en un banco a tomar sol, porque además acá hay un problema que es la igualdad ante la Ley, y si vos dejas a un circo, mañana viene otro y lo tenes que dejar también, y mañana otro y otro y va llegar a un momento que vamos a tener un circo en cada plaza, y no puede ser”.

Según varias encuestas, muchos vecinos que votaron a Carlos Fernando Arroyo para que sea el Intendente del Partido de General Pueyrredón, están arrepentidos o desilusionados, Arroyo en Vencedores y Vencidos les habló a ellos: “Cada uno tiene derecho a votar a quien quiera, arrepentirse o no, pero que piense cuantas años hace que no había cinco ambulancias, que no hubo nunca; que circule por las calles y piense cuantos frente tenemos de asfalto público, que piense que hay cuatro CAPS que están en reparaciones urgentes totales y que después de 40 años vamos  a tener un nuevo Centro de Salud acá en Salta y Colón, que piense que la repotencializacion de la 9 de Julio hace 40 años que no se hacía y ay se está terminando; que piensen que Tránsito hace 40 años que estaba en un pozo, en una covacha en Libertad y 20 de Septiembre, y ya no están más ahí, yo lo hice en 11 meses, si nos les alcanza, y bueno, que voten a otro, yo no les voy a rogar, a rogar voy a la Iglesia nada más”.

“Yo voy a estar los próximos 3 y cuatro años, pero depende del que está arriba, él es quien nos marca el tiempo, se muere gente joven todos los días de muerte súbita, te imaginas un tipo de mi edad… no le tengo miedo a la muerte, le tengo respeto. Los que tenemos fe sabemos que esto es un paso, para una vida mejor y superior”, entre lágrimas, el Intendente agregó: “A veces pienso que, si hay otro más allá, lo lindo que debe ser darle la mano a Belgrano, a San Martín”.

“Las críticas son muy buenas, sirven porque marcan el camino, me dicen ¨acá te estás equivocando¨ nadie la tiene comprada acá, y yo no le tengo miedo a las críticas, lo único que quiero es que sean personales y justas, no criticas estupideces. Si nos critican cosas, es bárbaro porque nos iluminan el camino, porque lo peor que te puede pasar es tener un grupo de oradores que te digan que está todo bien, cuando estás yendo del camino al precipicio. Jamás me voy a enojar por una crítica”.

 

Noticias relacionadas