Mar del Plata, Viernes 24 de noviembre de 2017

¿Se acerca el Jaque Mate?

¿Se acerca el Jaque Mate?

Acuerdo, traición, renuncias, rumores, reuniones, lobby, enojos. Con la política local nadie se puede aburrir.  Como en el  Ajedrez cada pieza es indispensable para conseguir el objetivo final: poner en Jaque Mate al Rey contrario. El problema es cuando el Rey se está quedando sin piezas, y los contrarios avanzan cada vez más. La situación del Intendente Carlos Arroyo se parece a esta última.

Con el cierre de las listas de cara a las elecciones legislativas, un nuevo capítulo se abrió en esta gran novela que comenzó a escribirse en Diciembre del 2015, cuando el Intendente Carlos Fernando Arroyo asumió su cargo, junto a un Gabinete que tuvo un número histórico de renuncias de funcionarios.

Desde Febrero, Arroyo repitió una y otra vez que sería él quien decidiría la lista del oficialismo por ser el Jefe Comunal, pero a veces lo deseos no se cumplen, como en la vida misma.

Los acuerdos comenzaron, la interna radical se llevó una importante parte del protagonismo, pero finalmente, se conoció que por pedido de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, tanto en el Partido de General Pueyrredón, como en el resto de la Provincia,  Cambiemos tendría una lista única.

El problema comenzó, por un acuerdo que no se cumplió. El mismo fue establecido por la actual secretaria de Desarrollo Social del municipio, Vilma Baragiola, y Arroyo. El pacto sostenía que Baragiola, la figura política de la ciudad con mayor cantidad de votantes e imagen positiva, sería quien encabezaría la lista, y en segundo lugar debía ir alguien del riñón del “arroyismo”.

Las negociaciones comenzaron, y el armado de la lista comenzó a ser no sólo un dolor de cabeza para muchos, sino también la causante de discusiones subidas de tono entre todas las partes.

Dos nombres fuertes comenzaron a sonar, como posibles pre candidatos del partido de Arroyo, Agrupación Atlántica. Por un lado, el hombre que Arroyo quería como representante de su espacio político era  su yerno  Maruicio Loria,  quien es Subsecretario de Relaciones Institucionales. Por otro lado, el otro pre candidato deseado era Juan Tonto, actual Secretario del Honorable Concejo Deliberante.

Desde Provincia, no querían que el segundo de lista sea alguien de Arroyo, es más, hasta se llegó a decir que Vidal no quería que ninguno de ellos forme parte de la lista, motivos le sobran.

La tensión comenzó a crecer. Baragiola y los suyos parecían olvidar el pacto, y no pretendían unir las fuerzas frente a Provincia para que este se cumpliera.

El viernes estalló el enojo en una fuertísima discusión que Guillermo Arroyo tuvo con el concejal radical Nicolás Maiorano en el café de un pintoresco hotel de la calle Güemes.

El sábado 24 a las 23.55 la lista tenía que estar cerrada para presentarla. Las horas corrían y no había acuerdo. Arroyo ofuscado y caprichoso seguía luchando para tener el segundo lugar de lista, y también el cuarto. Desde provincia se mantenían firmes en la negativa, Vilma sólo hacía fuerza para que además de ella, Cristina Coria forme parte de la misma.

Los minutos estaban contados. Carlos Fernando Arroyo, enfermo y refugiado en su casa, no viajó a Buenos Aires, en su representación fue su hijo Guillermo, quien se enfrentó con Vilma: “no le podes hacer esto a mi papá, con todo lo que hizo por vos” se supo que gritó eufóricamente, mientras la presión continuaba, como así también la posibilidad de crear una lista paralela del arroyismo y romper definitivamente con con la alianza Cambiemos.

El tiempo se agotó, la capacidad de negociación de Guillermo Arroyo nunca apareció, y la lista se cerró con Loria en sexto lugar, y Tonto en octavo.

El quiebre en el Gabinete de Arroyo volvió a ser un hecho, pero esta vez con el soldado más fuerte: Vilma Baragiola.

El lunes a la mañana, hubo una reunión en la casa del Intendente, quien continúa enfermo con neumonía; a la misma asistieron Baragiola, Coria y Maiorano. El objetivo fue limar asperezas.

“Cada uno sabe lo que tiene que hacer” les dijo Arroyo a los presentes,  y el rumor del pedido de renuncia comenzó a circular por todos lados, pero no fue algo tan explícito como se supone.

Que el vínculo entre Arroyo y Baragiola se quebró es verdad, así como también es verdad que cuando se calmen las aguas, y comiencen con fuerza las campañas pre PASO Baragiola abandonaría su cargo para dedicarse exclusivamente a eso.

Los radicales ya comentan a viva voz que cuando el barco de Arroyo se hunda, no quieren estar ocupando cargos en el Ejecutivo, porque pretenden mantener la imagen positiva de Vilma de cara a las elecciones del 2019.

Como en el ajedrez, Arroyo está cada vez más cerca del Jaque Mate. Ya casi sin peones que lo defiendan, con los dos caballos cansados, una torre que no lo puede apuntalar más y la reina en la vereda de enfrente, planeando su jugada. El tablero está en llamas.

Cuando el Jaque Mate se acerca, pocas son las jugadas que se pueden hacer, cada una de ellas debe ser pensada estratégicamente para sobrevivir, y se supone que Arroyo debería estar en eso.

La novela, continuará, muchos desean que sea democráticamente hasta el 2019; otros no lo desean tanto.

Noticias relacionadas