Mar del Plata, Jueves 21 de septiembre de 2017

Burgwagen

Matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones

    Mientras en la tierra pasan  los hombres van aplastando flores recién crecidas en el jardín de la vida. Hablan de femicidio, de violación, de chacales inhumanos. Poco espacio para la verdadera esencia humana. Lucía Pérez tenía apenas 16 años, una muchachita que apenas entendía el rodar de la vida. Escribo y muy bajito por los parlantes de la computadora aparece la voz de Fito Paéz (músico rosarino) “en esta puta ciudad/ todo se incendia y se va/ matan a pobres corazones” rezonga el “flaco” y me contagia.

   Lucía era un corazoncito que iluminaba el camino de sus padres y tres incalificables tipejos, la vejaron, mataron y desprestigiaron, denigraron y asesinaron.

   Que es lo que quieres de mi?/ Que es lo que quieres saber?/
no me veras arrodillado/ no me veras arrodillado/
Dicen que ya no soy yo/ que estoy más loco que ayer/
¡Y matan a pobres corazones/ matan a pobres corazones!

   La letra de la canción ya me perturba

   Excesivo dolor dicen que fue la causa de la muerte de Lucía, seguido de un paro cardíaco. Paradójico, en una ciudad donde matan a pobres corazones. La fiscal declaró que Lucía no se defendió. No les alcanzó con violarla a estos tipos descorazonados escapados del séptimo círculo del infierno – según Dante- este círculo  es custodiado por el Minotauro, que representa la «loca bestialidad», es decir la violencia que equipara los hombres a las bestias.

    Probablemente este Minotauro estaba distraído para que se le escapen estos tres.Lucía ya no pertenece a este loco mundo terrenal.

   Partió muy antes de tiempo atravesando un purgatorio que le impusieron tres  violentos  homicidas y  criminales, tiranos, violadores y bandidos que, según el Infierno del Dante deberían estar  inmersos en el Flegetonte, río de sangre hirviente que simboliza la sangre que derramaron en vida, y son atormentados por los centauros, que también representan la violencia y la fuerza bestial.

    Los condenados están inmersos en el río en distintas proporciones según la gravedad de la culpa, y son golpeados por las flechas de los centauros si intentan salir de la sangre más de lo establecido. En cambio se lo hicieron vivir a Lucía en un tormento que la exime de cualquier preparativo en su camino al cielo.

    Demasiada malicia para tan pocas palabras. Lucía es ahora otro  ángel que merece ser venerado o al menos apaciguar su dolor y el de su familia  con esta “justicia” de los hombres. Quiero terminar y se vuelve a colar Fito:

   En esta puta ciudad/ todo se incendia y se va/
matan a pobres corazones/ matan a pobres corazones/
matan a pobres corazones…

 

Noticias relacionadas

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com