Mar del Plata, Miércoles 22 de noviembre de 2017

Más controles al sistema penitenciario bonaerense

Más controles al sistema penitenciario bonaerense

La Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, encabezó la inauguración del Centro Integral de Monitoreo del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) en La Plata. “Estamos dando la pelea a la que nos comprometimos, que no se dio antes en 30 años de democracia”, comentó.

“Con las cárceles nadie nunca se había metido, al igual que durante muchos años se intentaron reformas fallidas o no se trabajó en contra del delito que había adentro del Estado con la policía de la provincia, tampoco se trabajó y se miró para otro lado en el caso del sistema penitenciario”, indicó Vidal, quien enfatizó en que “por primera vez en democracia nos planteamos empezar la reforma del sistema penitenciario bonaerense”, indicó la mandataria bonaerense.

El Centro Integral de Monitoreo tiene como función controlar arrestos domiciliarios, traslados de presos y unidades penitenciarias a través de la colocación de cámaras. Desde allí, se efectuará el seguimiento en tiempo real de los 1.560 internos con prisión domiciliaria, con un preciso control del rango y zona de inclusión prefijados, además de las salidas autorizadas por la Justicia a través de un GPS y un chip SIM. También, las 120 unidades destinadas al traslado de detenidos estarán monitoreadas a través de un GPS. Asimismo, Vidal remarcó que se estima que “para mediados del año que viene” van a estar instaladas las cámaras “en todas las unidades penitenciarias”.

La Gobernadora destacó que el sistema puede ser aplicado para casos de violencia de género. “¿Cuántas veces hemos escuchado que hay mujeres con orden de exclusión de violentos, que ven cómo violan esa orden? La pulsera es una buena herramienta para que las mujeres se sientan protegidas: podemos ver en tiempo real cuándo esa orden es violada”, explicó.

Por último, Vidal realizó un balance el sistema penitenciario desde su asunción: “Cuando llegamos, había siete mil detenidos durmiendo en el suelo. Hoy todos tienen su colchón. Sé que son cosas básicas, pero no estaban. Queremos también que, cuando termine nuestro mandato, siete de cada diez detenidos hayan estudiado o estén trabajando adentro de la cárcel. Queremos que los penales no sean un espacio de castigo sino de reinserción. Lo que no hacemos en ese espacio de detención se paga después, por eso tenemos los niveles de reincidencia que tenemos”.

Noticias relacionadas