Mar del Plata, Martes 12 de diciembre de 2017

Harineras: conformaron una mesa de trabajo permanente para controlar las emanaciones

Harineras: conformaron una mesa de trabajo permanente para controlar las emanaciones

El espacio cuenta con la participación del fiscal de Distrito Daniel Adler, senadores y diputados provinciales de Mar del Plata, la Defensoría del Pueblo y cuadros técnicos. El objetivo es trabajar en una solución a los olores nauseabundo que provienen de estas fábricas portuarias.

Diputados y senadores provinciales de Mar del Plata se congregaron este lunes junto al fiscal de Distrito Daniel Adler, representantes de la Defensoría del Pueblo y el técnico Jorge Froilán González, en una mesa de trabajo para estudiar y analizar el cese de los olores nauseabundos que emanan las fábricas de harina de pescado del puerto de la ciudad. “Entre todos podemos construir una solución a esta problemática”, se dijo.

De la reunión, realizada en la sede local del Ministerio Público Fiscal en Mar del Plata, participaron el senador Juan Curuchet, los diputados Rodolfo Iriart, Maximiliano Abad y Juan Manuel Cheppi, la diputada Alejandra Martínez, los defensores del Pueblo Fernando Cuesta y Fernando Rizzi, y Carlos Martínez y Claudia Martínez de la Fiscalía General Federal de Mar del Plata.

Al abrir el encuentro, que tendrá carácter de mesa permanente, se señaló que más allá de la investigación judicial en curso –a partir de una denuncia realizada que el fiscal general presentó en 2015- era necesario encontrar una solución definitiva a la problemática, que –dijo- afecta no solo la cuestión medioambiental, sino también la salud y la vida cotidiana de los vecinos y vecinas de la zona en particular, y de la ciudad en su conjunto.

A continuación, Froilán González, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata, elaboró un informe y brindó algunos detalles de los procesos que pueden seguir los desechos de pescado para convertirse en harina, evitando la contaminación del aire. Dijo, en primera instancia, que “aunque en términos de masa los efluentes líquidos son de mucha mayor importancia, los efluentes gaseosos son generalmente mucho más percibidos a causa de los olores desagradables”.

A su vez, puntualizó que existen tecnologías para minimizar los olores que de no ser removidos, impactarán en las áreas circundantes. “Es, sin embargo, prácticamente imposible eliminar los olores dentro de las fábricas, pero sí es posible controlar los olores emitidos”, apuntó.

En este sentido, hizo referencia al lavado de gases en las llamadas torres lavadoras: “Los vapores a ser tratados se introducen por el fondo de la torre y el agua de lavado (potable o de mar), desde la parte superior”, detalló.

Y por otro lado, señaló que otra tecnología comúnmente usada es la de la combustión a alta temperatura: “el calentamiento de los gases con olores desagradables a 750 u 800°C por muy pocos segundos, destruye efectivamente los componentes malolientes”.

Durante la reunión, se expresó la preocupación por una problemática que lleva muchos años sin resolución, y la buena predisposición del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) para abordar la cuestión. “Acá hay distintos actores de la ciudad que se ponen de acuerdo para buscar una solución a uno de los temas que aquejan en el puerto de la ciudad, tal vez el más agudo, pero sabemos que hay otros”, se dijo. Y se acordó convocar al titular de OPDS, Ricardo Pagola, al próximo encuentro

Noticias relacionadas