Mar del Plata, Miércoles 19 de septiembre de 2018

El obispo celebró una misa por seis meses de desaparición del ARA San Juan

El obispo celebró una misa por seis meses de desaparición del ARA San Juan

Luego de haber peregrinado desde la Base Naval, los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan, junto a directivos y personal de la Armada Argentina se reunieron ayer por la tarde en la Catedral de Mar del Plata, para rezar con motivo de los 6 meses de la última comunicación del submarino que aún permanece desparecido. La misa fue presidida por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, acompañado por el presbítero David Ochoa capellán de la Base Naval de Mar del Plata. Mestre transmitió los saludos de monseñor Olivera, obispo castrense.

Durante la homilía, el obispo, expresó “simplemente queridos hermanos, y particularemnte a los familiares directos de los 44 héroes, amigos, compañeros, superiores de la familia Naval, me surgen dos palabras para compartirles. La primera es respeto por el dolor, que es personal y familiar. Cada uno de ustedes en estos seis meses ha ido viviendo en distintas etapas, según aquella noticia, o desde el primer momento o luego de tal otra noticia. Lo primero que brota de mi corazón como padre y obispo es el respeto, por el dolor que cada uno de ustedes, experimenta y ha experimentado a lo largo de este tiempo de manera diferente. A veces aparece la tristeza,o aparece la bronca, la angustia, a veces aparece ese ahogo en el pecho que no sabe como expresar, con un nudo en el corazón,o con profundas lágrimas. La actitud de profundo respeto, del obispo, de la Iglesia de Mar del Plata, de la comunidad católica de la comunidad, con la que hemos buscado acompañarlos en este tiempo”.

“La segunda palabra que comparto es el abrazo de la fe. La Iglesia de Mar del Plata, esta Iglesia Catedral que hoy los recibe como los ha recibido otras veces, y este obispo que es padre de la Iglesia marplatense, los abraza desde la fe. No tengo palabras técnicas para satisfacer su corazón de manera inmediata, pero sí los abrazamos desde la fe. Buscando de alguna manera vivir lo que el evangelio hoy nos plantea, esta intimidad de Jesús con el padre, que nos abre a buscar la intimidad con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo, para así llevar adelante este dolor profundo que sólo ustedes conocen”, remarcó monseñor Mestre.

Luego continuó “llevar las situaciones de vida difíciles con Dios es complicado, llevarlas sin Dios es más dificl y termina siendo desesperante. Con el respeto que les tengo y mucha humildad les digo como desde el primer día, vivan esto de la mano de Dios, en la fe. Animense a preguntarle a Dios, por qué y para qué. No dejen de hacerlo. Desde el lugar que estén, no se priven de vivir esto con Dios. Con Dios aparecerá esa lucecita, aunque sea muy pequeña, pero que pueda animar el alma de cada uno de ustedes y su familia. Por otro  camino vendrán los reclamos que ustedes pueden y tienen derecho a hacer. Yo los invito a que vivan este abrazo de la fe, que como Iglesia de Mar del Plata y como obispo de la diócesis de queremos hacer y hemos hecho con cada uno de ustedes, respetando la vivencia del dolor. Es mi deseo y el del padre David, como capellán de la Base Naval y es el deseo de los cristianos católicos que vamos a estar acompañando esta situación dificl y dura que la vida ha puesto en el corazón de sus vidas y sus familias”.

Por último invitó a poner a los 44 héroes desaparecidos en el mar, “en manos del Señor, porque desde la fe podemos hacerlo siempre”.

Al finalizar la eucaristía, el obispo bajó al comulgatorio, y pidió a todos los familiares que acercaran las banderas que representan a sus familiares desaparecidos en el mar “con esta bendición queremos llegar hasta ellos y honrarlos como héroes”. Visiblemente emocionados y movilizados, los familiares, amigos y compañeros de los 44 desaparecidos, rezaron mientras el obispo roció con agua bendita cada una de esas banderas que contenían los nombres de los submarinistas que viajaban en el ARA San Juan. Monseñor Mestre se acercó a cada familia para saludarlos, bendecirlos y acompañarlos como lo viene realizando desde que se conoció la lamentable noticia.


Noticias relacionadas